/  /  /

Ministras latinoamericanas preocupadas por la situación en Afganistán

Las titulares de los ministerios de las mujeres y funcionarias de los gobiernos de Argentina, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, España, Guatemala, México, Paraguay, Perú, Puerto Rico y Uruguay suscribieron un documento en el que condenan “todas las acciones que pongan en peligro la seguridad y los derechos humanos de las mujeres, las adolescentes y las niñas en Afganistán, cuyas garantías están siendo avasalladas”. Las ministras y funcionarias, reunidas en la Conferencia Regional Sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, expresaron su “preocupación por todo retroceso de los avances alcanzados hacia el logro de la igualdad de género en ese país y que pongan en riesgo la integridad física y psíquica de mujeres, las adolescentes y las niñas”.

El comunicado insta a todos los actores de la comunidad internacional a que “que adopten todas las medidas a su alcance para solidarizar con las mujeres en ese país y en coordinación con el sistema de las Naciones Unidas prestar la asistencia humanitaria necesaria para proteger a aquellas que se encuentran en inminente peligro, incluyendo a aquellas amenazadas por los roles de liderazgo y defensa de los derechos humanos que han ejercido en ese país”.

Al mismo tiempo, los Ministerios de Asuntos Exteriores de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Honduras, Guatemala, Panamá y Paraguay, han firmado un comunicado conjunto con la Unión Europea y otros países sobre la vuelta de los talibanes al poder en Afganistán. “Las mujeres y niñas afganas, como todo el pueblo afgano, merecen vivir con seguridad, protección y dignidad. Debe evitarse cualquier forma de discriminación y abuso. Nosotros en la comunidad internacional estamos dispuestos a ayudar con asistencia humanitaria y apoyo para garantizar que sus voces puedan ser oídas”, se expresa en el comunicado. “Seguiremos atentamente el modo en que cualquier futuro gobierno garantiza los derechos y libertades que han pasado a formar parte integrante de la vida de las mujeres y las niñas en Afganistán durante los últimos veinte años”.

Este artículo también está disponible en: IT