/

Pedro Castillo asumiò la presidencia de Perú

Pedro Castillo prestó juramento ayer por la tarde en Lima como presidente constitucional del Perú, el mismo día en que se celebra el 200 aniversario de la independencia de ese país. Castillo, líder sindical proveniente de una región andina con fuerte presencia indígena, se refirió a la recurrencia durante su discurso de investidura: “Los tres siglos en los que este territorio perteneció a la corona española le permitieron explotar los minerales que sostuvieron el desarrollo de Europa, en gran parte con la mano de obra de los abuelos de muchos de nosotros”.

El nuevo presidente peruano es un maestro rural de 51 años, líder del partido de extrema izquierda Perú Libre. Su victoria fue para todos una gran sorpresa. En la previa de las elecciones del 11 de abril parecía estar muy lejos de la carrera presidencial, con tan solo el 3% de intención de voto. Pero el 18% obtenido en las urnas le permitió presentarse al balotaje del pasado 6 de junio. En la segunda vuelta Castillo derrotó por tan sólo 40.000 votos a la candidata de la derecha populista Keiko Fujimori.

En su discurso inaugural también intentó aclarar muchos de los puntos que despertaron un fuerte debate durante la campaña electoral. “No pretendemos ni remotamente estatizar nuestra economía”, aclaró Castillo, que de todos modos confirmó la intención de enviar al Congreso un proyecto de ley para abrir paso a una reforma de la Constitución. “Insistiremos en esta propuesta, pero dentro del marco legal que la Constitución proporciona. Tendremos que conciliar posiciones con el Congreso”, explicó Castillo, quien deberá enfrentar serios problemas para conseguir el apoyo parlamentario que necesita. Perú Libre controla sólo 37 de los 130 escaños del parlamento, y este martes la oposición logró retener la presidencia del poder legislativo, que una vez más tendrá una dirección opuesta a la del ejecutivo peruano.

Castillo anunció también que recortará su salario como presidente para equipararlo al de maestro que percibió hasta hoy, y que no residirá en el Palacio Pizarro como previsto por el protocolo “para marcar el cambio” que su gobierno representa. El interrogante aún sin resolver es el de la composición del nuevo gabinete: el nuevo presidente postergó la jura de sus ministros, que debía realizarse ayer mismo, para el 30 de julio.

En la ceremonia también estuvieron presentes el rey de España Felipe VI, y los presidentes de Argentina, Alberto Fernández; Bolivia, Luis Arce; Chile, Sebastián Piñera; Colombia, Iván Duque, y Ecuador, Guillermo Lasso

Este artículo también está disponible en: IT