/

Un año después de la llegada de Henry Reeve, el homenaje de Piamonte a Cuba

A un año de la llegada al aeropuerto de Torino-Caselle de la segunda brigada médica para reforzar el apoyo de Cuba a los esfuerzos por contener la COVID 19 en Italia, se realizó ayer un evento online organizado por la Agencia de Intercambio Cultural y Económico con Cuba (AICEC) recordatorio y de homenaje a los 38 colaboradores de la salud cubanos que durante más de tres meses ininterrumpidos brindaron ayuda de emergencia solidaria en la OGR de Turín. La vídeo conferencia, a la que se conectaron numerosas personas de toda Italia, de Cuba y desde otras partes del mundo, fue conducida por Michele Curto, presidente de la AICEC, quien también fue un protagonista de aquellos momentos de intenso enfrentamiento a la COVID 19, pues se sumó directamente como voluntario y coordinador del apoyo a la brigada cubana en los trabajos diarios del hospital turinense. Curto destacó las fuertes emociones vividas durante aquellos meses y remarcó el profundo agradecimiento que el pueblo italiano tributa a los médicos y enfermeros cubanos, al pueblo cubano y a toda Cuba, un país pequeño, afectado desde hace seis décadas por el bloqueo de Estados Unidos, pero que no vaciló en ofrecer su ayuda médica solidaria a Italia, lo que se constituyó en la primera presencia en Europa del contingente de asistencia internacional sanitaria de emergencia “Henry Reeve”.

El presidente de la Región de Piamonte, Alberto Cirio recordó que la Brigada Henry Reeve arribó en el momento más difícil de la pandemia. “Ha sido una presencia muy cálida, como son los cubanos, no solo hemos encontrado médicos muy eficientes, sino también personas con un gran corazón. Hemos redescubierto, con esta experiencia, el valor de la solidaridad que no tiene color ni confines”, resaltó el presidente de la región piamontesa. Por su parte, la alcaldesa de Turín, Chiara Appendino, reiteró el agradecimiento de la ciudad a los médicos cubanos, especialmente al Dr. Julio Guerra Izquierdo, quien se encontraba conectado y al cual, a mediados de 2020, le fue conferido la condición de Ciudadano Honorario de Turín, en representación de toda la brigada médica que allí laboró. Roberto Vellano, Embajador designado de Italia en Cuba, comentó que, aunque en aquellos momentos estaba lejos de actual designación, se sintió conmovido, como todos los italianos, por la solidaridad de los médicos cubanos en las regiones de Lombardía y Piamonte durante la pandemia, algo que no se limitaba a Italia, sino que era una gran movilización de ayuda internacional que prosigue hasta hoy. “Estoy feliz y orgulloso - agregó Vellano -  de que mi primer empeño público tras mi designación, aunque de manera virtual, sea este encuentro conmemorativo, no solo porque Turín es mi ciudad de origen, sino porque es una región donde Cuba es conocida y apreciada, y es una de las regiones con mayor dinámica de relación con Cuba”.

Por su parte, el embajador cubano en Italia, José Carlos Rodríguez Ruiz, entre otras consideraciones, resaltó que, en medio de una situación tan difícil como la que se vivía en aquellos momentos en Italia, que era el centro mundial de la pandemia, el trabajo conjunto del personal médico y de enfermería italiano y cubano, puso en práctica un ejemplo de cooperación internacional responsable, que fue capaz de poner a las personas afectadas por el virus en el centro de todas las razones, más allá de cualesquiera diferencia. Es esa la cooperación, aseguró Rodríguez, por la que se debe abogar y poner en práctica en este mundo aquejado de tantos desafíos. El representante diplomático de Cuba agradeció a todos aquellos, desde las autoridades hasta el más modesto ciudadano, que apoyaron y hoy reconocen el valor de la solidaridad brindada por su país al pueblo italiano. Aseguró que este mismo evento conmemorativo es expresión no solo del debido recordatorio de aquella epopeya solidaria, sino también de la vital construcción de una relación cada vez más fuerte entre Italia y Cuba.

El Dr. Julio Guerra Izquierdo, quien fue el Jefe de la brigada del Contingente “Henry Reeve” que prestó servicios en la OGR de Turín, agradeció, por su entrega, a todas las personas que laboraron con el personal médico cubano. Tenemos una gran satisfacción, dijo el Dr. Guerra, por haber salvado decenas de pacientes y haber ayudado a Italia en este momento tan difícil. Guerra Izquierdo expresó que Cuba continúa brindando su colaboración en otros países en el enfrentamiento a la COVID 19.  “La pandemia ha dejado tristeza y mucho dolor, sobre todo por la cantidad de personas que han fallecido. Me parece que el mensaje más importante es que la solidaridad debe ser universal y que no importan las razas, color, creencias religiosas y que somos los responsables de salvar esta humanidad”, dijo. Michele Curto, presidente de AICEC, concluyo:  “El encuentro con los médicos cubanos ha sido para nuestros jóvenes, nuestra ciudad y para mí, una enseñanza profunda que ha cambiado nuestras vidas, creando de esta forma un puente sólido entre toda Cuba e Italia”.

 

 

Este artículo también está disponible en: IT