/

Tres días de duelo nacional por la muerte del ex presidente Menem

El gobierno argentino declaró tres días de duelo nacional tras la muerte, este domingo, del ex presidente Carlos Saúl Menem (1989-1999). A los 90 años se encontraba hacía tiempo internado en una clínica de Buenos Aires a causa de una neumonía severa que le diagnosticaron en junio. El velatorio se realizó en el Congreso de la Nación.

Menem, exponente del peronismo federalista, opuesto al centralismo de Buenos Aires, había sido gobernador de la provincia de La Rioja hasta el golpe de estado de 1976, cuando fue depuesto y arrestado por la dictadura militar. Con la vuelta de la democracia se presentó para las primarias del Partido Justicialista para las elecciones de 1989, derrotando por sorpresa al dirigente de la provincia de Buenos Aires, Antonio Cafiero. Llegado al poder, sin embargo, abandonó el perfil popular y provinciano de la campaña electoral para abrazar los ideales neoliberales y conservadores particularmente en auge en aquellos años. Promovió privatizaciones en todos los sectores públicos, entre ellos el de la petrolera estatal YPF, la aerolínea de bandera, Aerolíneas Argentinas, fondos previsionales, gas, electricidad y telecomunicaciones. Entabló estrechas relaciones con los EEUU, a tal punto que Argentina participó con medios militares propios en la invasión del Golfo de 1990.

Bajo su presidencia se llevó a cabo la última reforma constitucional realizada hasta la fecha. Sus dos periodos también estuvieron en el centro de innumerables polémicas debidas a sendos actos de corrupción de funcionarios de su gobierno. El mismo Menem fue condenado por peculado y abuso de poderes por hechos cometidos durante su gobierno. En 2001 fue condenado también por la venta ilegal de armas a Ecuador, por entonces en guerra con Perù, Bosnia y Croacia, en el pleno de los conflictos de independencia en los Balcanes.

Las políticas económicas neoliberales llevadas a cabo por su gobierno, y la paridad cambiaria con el dólar estadounidense, llevaron a la larga al colapso de la economía argentina y el estallido social que siguió a la crisis de 2001, cuando Menem ya había abandonado la presidencia. Tras renunciar a presentarse en el balotaje de 2003 ante la posibilidad de una pesada derrota, mantuvo el cargo de senador por la provincia de La Rioja hasta su muerte.

Este artículo también está disponible en: IT