/

Argentina extiende el cierre de los vuelos desde y hacia Italia hasta el 31 de enero

El gobierno argentino extendió por decreto las medidas impuestas el pasado 25 de diciembre que determinaron el cierre de las fronteras terrestres y aéreas hasta el 31 de enero. La normativa prevé la suspensión de todos los vuelos provenientes y directos a Reino Unido, Irlanda, Italia, Países Bajos y Australia, además de la reducción a un 30% del tráfico aéreo con el resto de Europa, Estados Unidos, Brasil y Chile.

La medida había sido adoptada en navidad para contrarrestar la posible llegada de extranjeros o ciudadanos argentinos residentes en el exterior contagiados por las nuevas variantes de coronavirus descubiertas en Europa. Pero tras la escalada de contagios registrados en Argentina el gobierno definió su prórroga hasta el 31 de enero. La entrada al país sólo se permitirá a través de los aeropuertos de Ezeiza y San Fernando, y solo algunos pasos terrestres quedarán abiertos para permitir el retorno de aquellos argentinos que hayan salido del país antes del 25 de diciembre. El ingreso de ciudadanos extranjeros seguirá siendo prohibido salvo los casos excepcionales previstos en el decreto, y aquellos que llegan al país deberán presentar PCR negativo realizado 72 horas antes de su llegada y someterse a una cuarentena de siete días.

La aplicación del decreto sin embargo resultó controvertida. Al no incluir una referencia explícita a Italia en el texto de la prórroga, limitandose a referir a la normativa emanada precedentemente y vencida el 8 de enero, algunas compañías lograron obtener autorización para la salida de sus vuelos desde Buenos Aires hacia Roma. Se estima en todo caso que ya en las próximas horas la suspensión debería hacerse efectiva.

Este artículo también está disponible en: IT

Federico Larsen