/

Comienza la nueva negociación entre Argentina y el FMI por la deuda de 45.000 millones de dólares

Este martes arribó a Buenos Aires la misión del Fondo Monetario Internacional encabezada por Julie Kozak y Luis Cubeddu que dio comienzo a la negociación con el gobierno argentino acerca de la deuda de 45.000 millones de dólares contraída en 2018. El ministro de economía, Martin Guzman, dio a conocer que buscará reprogramar los vencimientos previstos para 2022 y 2023, que en las actuales condiciones resultan insostenibles. La economía argentina se vio particularmente afectada por el cierre impuesto desde marzo a causa del coronavirus, en un contexto que ya resultaba crítico a comienzos de este año.

El acuerdo entre el FMI y Buenos Aires había sido firmado a mitad de 2018 por el entonces presidente Mauricio Macri, y preveía la llegada de una serie de paquetes de ayuda por un total de 57.000 millones de dólares, el empréstito más grande de la historia del organismo. Sin embargo, los fondos no sirvieron para sacar al país de la espiral de recesión e inflación en la cual había caído ya en 2017, y la crisis favoreció la victoria de la oposición peronista en las elecciones de 2019. El nuevo presidente, Alberto Fernandez, rechazó la llegada de los últimos tramos del préstamo fijando la deuda en 45.000 millones. En agosto pasado Fernandez cerró con éxito la negociación con los inversores internacionales acerca de los 66.000 millones de dólares que Argentina debía a los acreedores privados. En esa coyuntura el gobierno recibió el apoyo explícito de las autoridades del FMI, especialmente en el enfoque general de la negociación, que antepone la sostenibilidad del sistema económico argentino al pago de la deuda externa. La prensa argentina se pregunta ahora si el Fondo Monetario mantendrá la misma predisposición con el gobierno, o si insistirá en las reformas estructurales y los ajustes como en el pasado.

Este artículo también está disponible en: IT