/

El virus también detiene (en parte) a las madres de los desaparecidos

El miedo al contagio también detiene la conmemoración de los desaparecidos. Sin embargo, al menos en parte, porque la ceremonia se llevará a cabo de la misma manera, incluso si es "virtual". Lo escribe il Fatto Quotidiano, explicando que 44 años después del golpe militar de Videla, mientras en Argentina hay distanciamiento social obligatorio, el día nacional de memoria de los desaparecidos argentinos pasará sin la tradicional procesión por las calles de Buenos Aires.

.

Nunca había sucedido, pero la emergencia de salud de Covid-19 (también declarada en Argentina como en otros países latinoamericanos) llevó a las asociaciones de derechos humanos y a las Madres de la plaza de Mayo a cambiar las características de la recurrencia, que sigue siendo hoy entre las más sentidas del país. Todo esto también juega de antemano en una prohibición oficial (aunque segura) impuesta por el gobierno. Hasta la fecha, recuerda Il Fatto, los casos de coronavirus en Argentina no superan los 300, pero la presión internacional es fuerte y apenas ayer el Ministerio de Salud informó la primera infección "local". "Somos un factor de riesgo potencial. Tomemos un descanso", sugieren las madres.

Este artículo también está disponible en: IT